Dolor En El Tobillo

Definición

El dolor en el tobillo es una dolencia común. Generalmente, hay dos tipos de dolor del tobillo: dolor del tobillo agudo y dolor del tobillo crónico.

  1. El dolor del tobillo agudo es normalmente el resultado de un trauma o lesión. Una de las lesiones de tobillo más comunes es la torcedura de tobillo. Es una lesión que se padece más durante los deportes (por ejemplo el futbol, el baloncesto o el tenis) o al correr o al practicar atletismo. Ocurre porque el tobillo se dobla, causando daños en los ligamentos y los tejidos alrededor del tobillo. Aunque puede doler mucho, una torcedura de tobillo normalmente se cura sola en cuestión de semanas al descansar el pie.
  2. El dolor en el tobillo crónico, por otro lado, es una dolencia del pie a largo plazo. Se experimenta el dolor en el lado interior del tobillo (dolor del tobillo medial) o en el exterior (dolor del tobillo lateral).

 

El dolor del tobillo medial puede ser causado por el estrés en los tendones y los nervios que pasan por la región del tobillo. El dolor ocurre cuando se pone peso y empeora con la activad intensa como correr y los deportes. A veces se siente un dolor intenso que irradia hacia el arco del pie. Normalmente el dolor del tobillo medial es causado por un exceso de ejercicio (lesión de sobreuso) y/o el exceso de pronación.

El dolor del tobillo lateral ocurre en el lado exterior del tobillo y es peor al caminar, correr y hacer ejercicio. A menudo es causado por una compresión del tejido blando (tendones y ligamentos) que rodean el exterior del tobillo y ocurre como resultado de una mecánica inadecuada, por ejemplo la pronación excesiva. Para entender mejor este problema veamos la anatomía del tobillo. Para este problema recomendamos FootActive Comfort, FootActive Sports o FootActive Fascitis Plantar.

Anatomía del tobillo

El tobillo está formado por 3 huesos conectados por medio de músculos, ligamentos y tendones. La tibia es el gran hueso ubicado en el interior de la espinilla. El peroné es hueso más fino ubicado en el exterior de la espinilla. Los extremos de la tibia y el peroné están unidos por un ligamento fuerte que forma una cuenca conocida como la mortaja. El astrágalo es el hueso más elevado del pie. Tiene una cúpula que encaja dentro de la mortaja del tobillo (cuenca). Juntos, estos 3 huesos forman la articulación del tobillo.

El cartílago articular es el material suave y brillante presente en cualquier lugar en el que dos superficies óseas entran en contacto una con la otra. En el tobillo el cartílago articular cubre el extremo de la tibia, la cúpula del astrágalo y la parte inferior del peroné. El cartílago articular permite a los huesos del tobillo moverse fácilmente a medida que el tobillo se dobla hacia arriba o hacia abajo. Los ligamentos alrededor de la articulación del tobillo son cuerdas fuertes que ayudan a conectar los huesos y a proporcionar estabilidad a la articulación. En el tobillo hay 3 ligamentos en el exterior del tobillo y un ligamento ancho en el aspecto interior del tobillo. Es muy común que la gente se lesione en los ligamentos en la parte exterior del tobillo.

Pronación y Supinación

La pronación y la supinación son movimientos naturales y tienen un papel importante en la forma de caminar. La pronación (inclinación interior) actúa como proceso de absorción de golpes y la supinación (inclinación exterior) ayuda a impulsar los pies hacia adelante. Desafortunadamente, la mayoría de gente padece pronación excesiva.

La pronación excesiva ocurre cuando pronamos demasiado y durante demasiado tiempo, sin dar la oportunidad al pie de «recuperarse» y supinar. Como resultado, la pronación excesiva obstaculiza la biomecánica normal del pie y coloca fuerzas y estrés excesivo en las articulaciones y ligamentos en el pie y el tobillo.

La pronación excesiva fuerza el hueso astrágalo a reposar de forma anormal en el espacio de la articulación. Con el tiempo esto causa una erosión precoz del cartílago articular, de la misma forma que los neumáticos desequilibrados de un coche causarían un daño precoz al dibujo de los neumáticos. Además, la pronación excesiva causa la compresión de los ligamentos alrededor de la articulación del tobillo, lo cual causa dolor y molestias.

Tratamiento

Los dispositivos ortopédicos son injertos de calzado diseñados para cambiar la biomecánica del pie y el tobillo. Los dispositivos ortopédicos pueden ayudar a aliviar dolores del pie y el tobillo al mejorar la alineación de las extremidades inferiores. Los dispositivos ortopédicos aportan estabilidad y amortiguación. Los dispositivos ortopédicos pueden fabricarse a medida por podólogos o en muchos casos se usan dispositivos ortopédicos prefabricados. Los dispositivos ortopédicos prefabricados pueden ser igual de efectivos con el tratamiento de dolencias del pie, pero cuestan mucho menos que los dispositivos ortopédicos a medida. FootActive son suelas ortopédicas prefabricadas y diseñadas para prevenir la pronación excesiva y realinear la extremidad inferior. Al corregir la biomecánica anormal del pie, los dispositivos ortopédicos FootActive reducen la fricción y la presión antinatural en la articulación del tobillo, por lo que evitan una erosión excesiva del cartílago articular y la compresión del tejido blando alrededor de la articulación del tobillo.

 
 
No podemos encontrar productos que coincida con la selección.