Tendinitis De Aquiles

Definición

La Tendinitis de Aquiles significa «inflamación del tendón de Aquiles». Los tendones de Aquiles son los tendones más largos del cuerpo y conectan los gemelos con el hueso del talón. Cuando los gemelos se contraen, estiran el tendón de Aquiles y hacen que los pies apunten hacia abajo y nos ayudan a ponernos de puntillas. Por eso, los tendones de Aquiles tienen un papel importante al caminar y correr.

Síntomas

El dolor de Aquiles tiene lugar justo detrás del talón y a menudo experimentará tensión en los gemelos. El tendón de Aquiles estará inflamado y tierno. El dolor está presente al caminar y correr, especialmente al empujar con los dedos.

El dolor de la tendinitis de Aquiles se puede desarrollar sin historial de lesiones o traumas. El dolor puede ser dolor urente, dolor fulgurante o incluso un dolor punzante extremo. Esta condición no debe quedar sin trata ya que hay una posibilidad de que el tendón se debilite y se rompa. La tendinitis de Aquiles puede ser agravada por actividades que colocan estrés repetidamente en el tendón, causando irritación e inflamación. El dolor de Aquiles es un problema común y experimentado a menudo por atletas, especialmente los corredores de fondo. Es una lesión difícil de tratar en los atletas debido a su gran nivel de actividad y su reticencia a parar o frenar su entrenamiento. Las personas que sufren tendinitis de Aquiles a menudo notan que sus primeros pasos por la mañana son muy dolorosos. O dolor en los primeros pasos tras largos periodos de estar sentado. El dolor a menudo se alivia con la actividad.

¿Qué causa la Tendinitis de Aquiles?

Una carga persistente en los tendones de Aquiles causa irritación e inflamación. ¡En casos severos esta carga puede incluso romper el tendón! El sobreuso crónico (particularmente en corredores) puede contribuir a cambios en el tendón de Aquiles y puede llevar a una degeneración y ensanchamiento del tendón. Los gemelos tensos también contribuyen a la tendinitis de Aquiles (o Tendinopatía). A medida que envejecemos, nuestros tendones degeneran. La degeneración significa que se produce desgaste en el tendón con el tiempo, lo cual produce debilidad en las fibras del tendón. La causa más común es la pronación excesiva. La pronación excesiva ocurre en el proceso de caminar, cuando el arco colapsa por el peso, añadiendo estrés en el tendón de Aquiles. Otros factures que pueden producir la tendinitis de Aquiles incluyen calzado inadecuado, estiramiento inadecuado antes de realizar actividad física, un tendón de Aquiles corto, un trauma directo (lesión) en el tendón o deformidad del hueso del talón. Para ayudar a combatir la pronación excesiva se recomienda el uso de Suelas ortopédicas:

No podemos encontrar productos que coincida con la selección.