Tendinitis De Aquiles

Achilles Tendonitis Diagram Image

¿Qué es la tendinitis de Aquiles?

La Tendinitis de Aquiles significa «inflamación del tendón de Aquiles». Los tendones de Aquiles son los tendones más largos del cuerpo y conectan los gemelos con el hueso del talón. Cuando los gemelos se contraen, estiran el tendón de Aquiles y hacen que los pies apunten hacia abajo y nos ayudan a ponernos de puntillas. Por eso, los tendones de Aquiles tienen un papel importante al caminar y correr.

El dolor de Aquiles tiene lugar justo detrás del talón y a menudo experimentará tensión en los gemelos. El tendón de Aquiles estará inflamado y tierno. El dolor está presente al caminar y correr, especialmente al empujar con los dedos.

 

Plantillas Ortopédicos

Tratamiento y Causas de la Tendinitis de Aquiles

A medida que envejecemos, nuestros tendones degeneran. La degeneración significa que se produce desgaste en el tendón con el tiempo, lo cual produce debilidad en las fibras del tendón. La causa más común es la pronación excesiva. La pronación excesiva ocurre en el proceso de caminar, cuando el arco colapsa por el peso, añadiendo estrés en el tendón de Aquiles. Otros factures que pueden producir la tendinitis de Aquiles incluyen calzado inadecuado, estiramiento inadecuado antes de realizar actividad física, un tendón de Aquiles corto, un trauma directo (lesión) en el tendón o deformidad del hueso del talón. Para ayudar a combatir la pronación excesiva se recomienda el uso de Suelas ortopédicas.

 

Síntomas de un Tendón de Aquiles Inflamado

Un tendón de Aquiles inflamado causa dolor sobre la parte posterior del talón que se siente como si estirara la pantorrilla y causara tensión en los músculos de la pantorrilla. La tendinitis de Aquiles hace que la parte inferior de la pierna y el área afectada estén sensibles al tacto y muchos experimentan los siguientes síntomas:

  • Dolor ardiente, dolor punzante y, en casos severos, dolor extremadamente penetrante.
  • Rigidez en el tendón y los músculos circundantes.
  • Hinchazón e inflamación notable (tendón engrosado)
  • Calor en la zona.
  • Dolor al caminar, correr, o durante cualquier actividad que requiera que empujes los dedos de los pies

El dolor de la tendinitis de Aquiles se puede desarrollar sin historial de lesiones o traumas. El dolor puede ser dolor urente, dolor fulgurante o incluso un dolor punzante extremo. Esta condición no debe quedar sin trata ya que hay una posibilidad de que el tendón se debilite y se rompa. La tendinitis de Aquiles puede ser agravada por actividades que colocan estrés repetidamente en el tendón, causando irritación e inflamación.

Los casos agudos pueden ser bastante debilitantes y hacer que incluso el movimiento diario sea demasiado doloroso. Si este es tu caso, consulta con un podólogo para un tratamiento de tendinitis de Aquiles, o consulta con tu médico de cabecera. La gran mayoría de los casos son menos graves y pueden combatirse en gran medida con técnicas de prevención en el hogar y ejercicios específicos de tendinitis de Aquiles.

¿Qué causa la Tendinitis de Aquiles?

El dolor de Aquiles es un problema común y experimentado a menudo por atletas, especialmente los corredores de fondo. Es una lesión difícil de tratar en los atletas debido a su gran nivel de actividad y su reticencia a parar o frenar su entrenamiento. Las personas que sufren tendinitis de Aquiles a menudo notan que sus primeros pasos por la mañana son muy dolorosos. O dolor en los primeros pasos tras largos periodos de estar sentado. El dolor a menudo se alivia con la actividad.

Una carga persistente en los tendones de Aquiles causa irritación e inflamación. ¡En casos severos esta carga puede incluso romper el tendón! El sobreuso crónico (particularmente en corredores) puede contribuir a cambios en el tendón de Aquiles y puede llevar a una degeneración y ensanchamiento del tendón. Los gemelos tensos también contribuyen a la tendinitis de Aquiles (o Tendinopatía).

Cómo tratar la Tendinitis de Aquiles

Es una lesión difícil de tratar en atletas, debido a su alto nivel de actividad y su renuencia a detener o ralentizar su entrenamiento. Sin embargo, si sufres un ataque de dolor, uno de los mejores tratamientos para la tendinitis de Aquiles es descansar. Esto puede requerir que los atletas reduzcan el impacto de su actividad o cambien su plan de entrenamiento, esto tratará directamente la causa de la tendinitis de Aquiles y evitará que se desarrolle el dolor. Los atletas que no quieran o no puedan cambiar su plan de entrenamiento deben considerar el uso de plantillas de apoyo. Estos se pueden usar en calzado deportivo o en zapatos de todos los días. Es importante fortalecer el tendón y asegurar que sea compatible; Las plantillas FootActive Comfort pueden ayudar a reducir el dolor, al apoyar el arco, con tal de realinear el pie.

Los ejercicios de tendinitis de Aquiles son fáciles de hacer y se pueden completar con un aparato limitado o sin él. Los estiramientos simples de los dedos, con el pie apuntando en un ángulo de 45 grados hacia arriba (con el talón en el piso) te ayudarán a fortalecer el área. Los estiramientos en el piso y la fascia plantar también son tratamientos efectivos para la tendinitis de Aquiles. Estos ejercicios a su vez se pueden mejorar mediante un masaje adecuado en el área.

 

Preguntas Frecuentes sobre la Tendinitis de Aquiles

 

¿Cómo sé si tengo tendinitis de Aquiles?

Un síntoma de tendinitis de Aquiles incluye experimentar un dolor incómodo e hinchazón en la parte posterior del talón que empeora al caminar. Las víctimas también notan que los músculos de la pantorrilla están tensos, tienen un rango de movimiento limitado cuando flexionan el pie y el área afectada se calienta al tacto.

 

¿Qué causa la tendinitis de Aquiles?

La tendinitis de Aquiles es causada por una condición de tensión causada por el uso excesivo y la sobreextensión de los tendones de Aquiles, comúnmente experimentada por los atletas. La tendinitis de Aquiles también puede empeorar con el tiempo, debido a la tensión repetida, incluso después de que el área se haya debilitado.

 

¿Por qué duele la tendinitis de Aquiles?

La palabra tendinitis viene del latín para "inflamación del tendón de Aquiles". La inflamación de los tendones de Aquiles puede ser extremadamente dolorosa, porque son los tendones más largos del cuerpo y conectan los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón.

 

¿Puedes entrenar/practicar deportes con tendinitis de Aquiles?

Se recomienda evitar saltar, correr o realizar actividades similares que aumenten la tensión en los tendones de Aquiles. Los atletas que no quieran o no puedan cambiar su plan de entrenamiento deben considerar el uso de plantillas deportivas para proporcionar el apoyo necesario.

 

¿Qué puedo hacer para mejorar la tendinitis de Aquiles?

Como la condición puede empeorar con una tensión constante, recomendamos encarecidamente que descanses tus tendones de Aquiles. También hay algunos ejercicios fáciles de hacer que se pueden completar con aparatos limitados o sin ellos. Otros tratamientos incluyen el uso de plantillas de apoyo y medias de compresión.

 

¿Cuáles estiramientos ayudan con la tendinitis de Aquiles?

Los estiramientos simples de los dedos de los pies, con el pie apuntando en un ángulo de 45 grados hacia arriba (con el talón en el piso) ayudarán a fortalecer el área. Los estiramientos en el piso y la fascia plantar también son tratamientos efectivos para la tendinitis de Aquiles.

 

¿Pueden las plantillas ayudar con la tendinitis de Aquiles?

Las plantillas deportivas pueden proporcionar soporte adicional a los arcos del pie y amortiguación al talón. Esto reduce el riesgo de sobrepronación y reduce el impacto en el talón. Por lo tanto, reduciendo la cantidad de tensión en los tendones de Aquiles. Las plantillas deportivas también son excelentes para prevenir la tendinitis de Aquiles en primer lugar.

 

¿Pueden las medias de compresión ayudar a mejorar la Tendinitis de Aquiles?

Las medias de compresión no curan la tendinitis de Aquiles, pero la presión de apoyo que se aplica a la parte posterior del talón puede aliviar los síntomas dolorosos y ayudar con el proceso de recuperación.

 

¿Qué sucede si la Tendinitis de Aquiles no se trata?

Ignorar la tendinitis de Aquiles podría provocar una ruptura del tendón. Esto es más probable que ocurra si se continúa aplicando estrés en los tendones después de que ocurre la tendinitis de Aquiles.

 

¿Cuánto dura la tendinitis de Aquiles?

Desafortunadamente, no hay una respuesta definitiva a esta pregunta. El tiempo de recuperación puede reducirse si se trata de manera adecuada, pero a la mayoría de las personas puede tomarles alrededor de 12 semanas para que el dolor mejore y el movimiento vuelva a la normalidad.

No podemos encontrar productos que coincida con la selección.